26.4.11

El regreso de La Loba

Di media vuelta y volví a los bosques. Pero no más a lo profundo. Merodeé los bordes de mi territorio muchos días, dejándome ver y observando al mismo tiempo... ¿Qué esperaba...? ¿o qué esperaba ver? Y cuando yo misma hubiera dicho que habría de huír, desapareciendo por siempre en la espesura, el gesto fue entonces hacia adelante.
Porque lo que es, es. Y el corazón traza la senda viva.
Sin proponérmelo, La Loba ha regresado, pelo a pelo... vocablo a vocablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada